Economía

Mercado que generó crisis 2008 está en auge

[ad_1]

Subprime. ¿Se repite la historia?

Obtuvo más de 42.000 millones de dólares en emisiones en el segundo trimestre del 2021, cifras similares a las de antes de la crisis.

El mercado de las hipotecas subprime, que generó la crisis financiera de 2008, está en auge y según Inside Mortgage Finance, una firma de investigación de la industria, obtuvo más de 42.000 millones de dólares en emisiones en el segundo trimestre del 2021, un máximo desde que comenzó la pandemia y en línea con lo que se negociaba antes de la última crisis financiera.

Todavía representó apenas el 4% de todos los bonos hipotecarios emitidos el último trimestre. Fannie Mae y Freddie Mac, que emiten bonos con garantía federal en caso de impago del préstamo, siguen dominando las emisiones de bonos hipotecaros. Pero los inversores buscan mayores rendimientos en las hipotecas que han sido rechazadas por Fannie y Freddie.

Los grandes bancos de inversión como Goldman Sachs, JP Morgan o Morgan Stanley y otras instituciones financieras permiten, en cambio, ligar los préstamos hipotecarios más complicados. Muchos corresponden a viviendas con precios fuera del mercado por lo cara que son, casas de lujo o inmuebles pertenecientes a grupos de inversores.

El private-label mortgage se ha vuelto más líquido en los últimos meses y ha despertado el interés de gestores e inversores, que buscan escapar de los tipos cero. Generalmente, ofrecen una rentabilidad superior a la de los bonos emitidos por Fannie Mae y Freddie Mac.
A cambio, los inversores asumen un mayor riesgo y en caso de impago de la hipoteca, asumen enteramente las pérdidas.

Fannie Mae y Freddie Mac se han retirado parcialmente del mercado de bonos, pues han comenzado a aumentar las exigencias para aceptar los préstamos, apunta The Wall Street Journal.
A principios de este año, ambas empresas limitaron sus compras de hipotecas vinculadas a segundas viviendas y propiedades de inversión, lo que ha abierto la partida a otros jugadores, para emitir bonos pero sin ningún tipo de garantías.

En este mercado también entran los préstamos utilizados por autónomos y propietarios de pequeñas empresas cuyos ingresos no pueden verificarse utilizando medidas estándar. En muchos casos, se trata de operaciones de refinanciación realizadas por firmas especializadas, que cierran los nuevos préstamos, aplicando requisitos más bajos al prestamista en la evaluación de riesgos.

Michael Buck, propietario de una empresa de tapices en Hurst, Texas, completó una refinanciación el mes pasado y para comprobar su solvencia solo chequearon extractos bancarios.

[ad_2]

Artículos Relacionados

Botón volver arriba
error: Este contenido esta protegido !!